Cultiva tu propia Planta de Jengibre en casa

beneficios de jengibre en casa
Temas relacionados

El jengibre es una raíz que está siendo usada por muchas personas para distintos fines, tuvo su origen primordialmente en la India y en China y en la actualidad se ha estado extendiendo a todas partes del mundo.

La planta de jengibre es muy sencillo de cultivar y lo puedes hacer tú mismo/a desde tu casa. Así podrás aprovechar todas sus propiedades culinarias y medicinales que tiene para nosotros.

Es por eso que a continuación te explicaremos cómo podrás plantarla, qué es lo vas a necesitar, los cuidados que se deben tener después de plantada y algunos beneficios que existen por tener tu propio cultivo de jengibre.

¿Cómo tener tu propia planta de jengibre?

planta de jengibre en casa

Temas relacionados

La planta de jengibre puede ser plantada tienen la posibilidad de ser plantadas en sitios donde tengan sombra parcial, es decir, podría estar siendo cultivada dentro de tu casa sin problemas.

Puedes usar una maceta pequeña para su plantación, pero se recomienda también en una especie de olla de gran tamaño que no sea muy profunda para tener un espacio adecuado para su crecimiento.

Primero que nada, debemos tener un jengibre que puede ser comprado en el supermercado, pero debemos procurar que este no esté para nada blando, con moho ni con arrugas, además de saber que sea el comestible.

Debes tener cuidado en dónde compres el jengibre, debido a que en muchas ocasiones a estos se les rocía un inhibidor del crecimiento, lo que no te permitirá realizar la plantación adecuadamente.

Sin embargo, si lo has comprado, pero tienes esa duda, puedes dejarlo reposar durante toda la noche en agua para así asegurarse de que no haya rastros de contaminantes o pesticidas.

Para empezar nuestra plantación debemos tener todos los implementos:

  • Un trozo del rizoma de jengibre.
  • Una maceta u olla ancha.
  • 3 partes de tierra fértil.
  • 1 parte de humus de lombriz o abono.

Prepara el rizoma

rizoma de jengibre

Al tener nuestro rizoma en perfectas condiciones, podemos comenzar el proceso para tener nuestra planta de jengibre. Si tienes una raíz que posee muchos brotes, córtalos para que puedes distribuirlo en varias macetas.

Un buen rizoma para la plantación debe ser liso, carnoso y con algunos ojos pequeños se encuentren visibles al final de sus ramificaciones, esto es lo que nos asegurará que tenga más posibilidades de brotes.

Debemos colocar la raíz del jengibre a remojar durante toda la noche en un recipiente con agua tibia, esto es importante realizarlo para que el rizoma esté completamente perfecto para ser sembrado.

Temas relacionados

Como un paso opcional puedes cortar el rizoma por si deseas cultivar muchas más plantas de jengibre, debe ser cortado con una tijera o cuchillo debidamente desinfectado. Se realizan cortes de 2,50 x 3,75 cm.

Si lo cortas, debes dejarlos secar durante algunos días en un sitio que no tenga mucha humedad, esto es lo que le permitirá a la raíz sanar un poco después de los cortes y así se formará una capa protectora sobre los cortes.

Plantación

Para la plantación debemos colocar dentro de la maceta que hayamos escogido una parte del abono o del humus y colocarle encima las tres partes de tierra fértil o ecológica; esta debe estar súper esponjosa y con buen drenaje.

Se debe colocar la raíz previamente preparada del jengibre en la tierra. La posición en la que debe estar es con el brote mirando hacia arriba. Se cubre con más tierra, al menos dos pulgadas extras de esta.

plantación de jengibre

Lo ideal es que la enterremos de 5 a 10 cm de la tierra y que los ojos se encuentren con la vista hacia arriba.

Seguidamente, pasaremos a humedecer la tierra, solo mojarla, no debemos excedernos con el agua. Coloca la maceta u olla donde has realizado la siembra en algún sitio de la casa que sea cálido, pero sin llegar a ser muy caluroso.

Es importante preparar la tierra antes de la plantación y procurar que esta sea de muy buena calidad, es por eso que se realiza la mezcla de la tierra común con abono.

Cabe destacar que, puede empezar la plantación en alguna bandeja o maceta pequeña al principio y después la puedes trasplantar a otra con mayor espacio para su crecimiento, sin embargo, esto a veces resulta traumático para ella.

Cuidado y crecimiento de la planta de jengibre

Para el cuidado de nuestra planta de jengibre debemos procurar que la tierra siempre se mantenga húmeda para que esta se hidrate constantemente. Además, mientras está en su etapa de desarrollo no puede recibir mucha luz.

Además de no poder recibir mucha luz, debe permanecer en un sitio que tenga al menos 20 °C de temperatura, no debe sobrepasarse una temperatura que sea menor a 10 °C.

El crecimiento de esta planta es un poco lento y esta necesita muchas dosis moderadas de humedad y de calor parcial. Es por eso que es tan importante procurar tenerla a una buena temperatura y con la humedad ideal en su tierra.

Hay que estar vigilando la germinación de la misma, con una buena suerte podremos tener el primer brote a los pocos días de que fue sembrado el jengibre, pero si no es así, no debes desanimarte y debes seguir con los cuidados de esta.

cuidado de la planta de jengibre

Así como casi todas las plantas de jardín que son plantadas, necesitan de una tierra que esté un poco ácida, por eso debes procurar que no esté muy alcalina. De ser así, venden productos para incrementar su pH en tiendas ornamentales.

El pH que adecuado que debe tener nuestra planta de jengibre es de 6,1 a 6,5 generalmente.

Es más recomendable que sea plantada en macetas que son de plástico en lugar de las de barro, debido a que las primeras en su mayoría traen huecos que ayudan al drenaje y si no los posee, podemos hacerlos nosotros mismos.

Riego, cuidados y cosecha

Como se ha dicho, el riego debe ser constante para que permanezca húmeda la tierra, pero sin llegar a excedernos demasiado con el agua, porque esto podrá ocasionar que el jengibre se termine pudriendo.

Sin embargo, si no hemos realizado el riego correctamente para mantener hidratada a nuestra planta, esta no podrá tener un buen crecimiento y desarrollo en la raíz.

Lo ideal es que verifiquemos el estado de nuestra planta durante todos los días y pasemos a regarla cuando veamos que la tierra no esté totalmente húmeda, antes de que esta se termine de secar.

Cuando esté empezando a crecer más nuestra planta de jengibre, tendremos la oportunidad de cosechar algunos trozos que no afectarán al resto de su desarrollo, por lo que podrás tomar estos trocitos siempre que quieras.

La cosecha la puedes comenzar a realizar es cuando hayan pasado al menos 3 a 4 meses del comienzo del crecimiento de nuestra planta. Para esto debes separar la tierra del borde un poco para encontrar el rizoma del jengibre.

Sin embargo, si estás tan entusiasmado/a de empezar con la cosecha y no puedes esperar a que pase su ciclo completo de crecimiento, no hay problema, puedes empezar la cosecha igualmente con el jengibre en verde.

cuidar una planta de jengibre en casa

Hay que tener en cuenta igual que si hacemos esto, el sabor no estará tan intenso como siempre, sino que tendrá un toque un poco más suave, pero igual muy rico y fresco.

Sin embargo, para una mejor cosecha siempre es mejor esperar a que madure nuestra planta de jengibre, para que así desarrolle bien su sabor y olor intenso que es muy característico.

Si el tallo de la planta ha muerto, puedes tomar el rizoma por completo y usarlo para tus comidas, pero debes procurar que las raíces que has dejado tengan presencia todavía de ojitos para que siga brotando.

Cabe destacar que, a veces podremos estar en presencia de que nuestra planta empiece a florecer, pero no es algo común de que pase, pero debemos tenerlo en cuenta para no alertarnos por si llega a pasar.

Como un dato opcional puedes agregar fertilizantes cada mes, sin embargo, esto no se requiere si has realizado la plantación en una tierra que es fértil y mucho menos si fue mezclada con abono o humus.

Conserva la raíz una vez cosechada

Como es importante que sea conservada la raíz de la planta, por eso te recomendábamos que la plantaras en una gran superficie. Esta raíz crece en una forma horizontal y necesita tener el espacio adecuado para eso.

raiz de jengibre

Cuando estemos cosechando nuestro jengibre, debemos procurar cortar la cantidad que vayamos a utilizar y luego cubriremos otra vez con la tierra el resto de la raíz para que siga creciendo sin problema.

El sitio en donde hayamos realizado la plantación y conservación de esta planta debe estar muy protegido de mucha presencia de viento. Al estar en proceso de crecimiento debemos procurar que la tierra esté un poco más cálida (22-25 °C).

Se recomienda que cuando empiece a brotar nuestro jengibre, se le mantenga el mantillo a una temperatura adecuada, debe estar en un sitio cálido para que no sufra de invasiones de malezas.

El mantillo puede ser usado solamente si vemos que la temperatura de la tierra ha descendido a los 10 °C que mencionamos anteriormente.

Cuando los tallos han muerto, debemos dejar que la tierra se seque. Cuando estemos viendo que se empiezan a colocar amarillos, debemos bajar la constancia con el riego y si vemos que ya han muerto, dejar de regarla completamente.

Beneficios de tener una planta de jengibre en casa

Ya teniendo nuestra planta de jengibre en la casa, ya podrás disfrutar de todos sus beneficios, aquí te mencionaremos solo algunos, pero son un sinfín de ellos.

beneficios de jengibre en casa

  • Al ser una planta que si es tomada un trozo, no se afecta en nada la planta, es ideal por si estamos cocinando y de repente queremos agregarle ese toque picante a la comida rápido.
  • Es ideal por si queremos preparar algún té sin tener la necesidad de ir a la tienda para comprarlo.
  • Podemos preparar una infinidad de dulces con esa planta de jengibre.
  • Tendremos una planta medicinal desde nuestra casa que nos servirá porque tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas.
  • Es sencillo de sembrar y la conservación aún más, porque no tiene muchos cuidados.
  • Puede ser un incentivo para niños que viven en casa, debido a la facilidad que tiene para ser plantada, ellos también podrán hacerlo.
  • Además de ser un alimento muy rico para condimentar nuestra comida y tener beneficios medicinales, es una planta muy linda para tener como decoración en nuestra casa, además de desprender un aromo muy sabroso en el ambiente.
  • Es una planta que nos ayuda en tratamientos para el resfriado, enfermedades gastrointestinales, la artritis, náuseas que son provocadas por los viajes, dolores de cabeza, entre otros.
  • Si eres amante de los tratamientos de belleza, esta planta te servirá para muchos de estos. Puedes realizar una gran cantidad de mascarillas para el cabello o la piel, exfoliantes, cremas, entre otros.
  • Cuando llega la época de navidad, puedes atreverte a realizar las famosas galletas de jengibre o las casitas de jengibre. Es una actividad muy divertida que puede ser compartida con tus seres queridos.

¿Cuánto espacio ocupa una planta de jengibre?

La planta de jengibre es pequeña y no ocupa gran espacio dentro de la casa ni de la maceta, porque hasta puede ser dividida en varias macetas y tendremos varias plantas en toda la casa.

Si realizamos la plantación, debemos tener al menos 20 cm de espacio por cada trozo de rizoma que estemos cultivando.

espacio de la planta de jengibre

La profundidad que deben tener la maceta o la olla donde plantemos debe tener al menos uno 12 cm.

Cuando la planta ya ha crecido puede alcanzar una altura de aproximadamente 60 a 90 cm, lo que equivale a unos 2 a 3 pies; siendo una planta para nada ostentosa ni grande.

Sin embargo, si realizas la plantación de alguna planta de jengibre ornamental, de las que no son comestibles, estas sí tienden a crecer un poco más que las del Zingiber officinale, pero sin ser mucha la diferencia.

Temas relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*